egoten

Síncope (V)Baso Vagal

Posted in BIOLOGICO, ESPIRITUAL by egoten on enero 10, 2007

no se a donde fui

Hace 4 navidades despertó en el suelo de su pieza con la extraña sensación de haber estado durmiendo. Despertó de un tremendo sueño en el que había estado frente a unas cataratas de aguas rojas y calientes y de un cielo de nubes rojas. El sonido que escuchaba era un tremendo zumbido ensordecedor de todo aquel movimiento de agua líquida y gaseosa. Tirado en el suelo trató de incorporarse y comprender que había sucedido. Creyendo haber dormido en el suelo descartó todas las hipótesis en un viaje veloz hacia el pasado. Súbitamente la verdad le vino como rayo a la memoria cuando al apoyar su mano derecha para levantarse se dio cuenta que un tremendo dolor le torturaba, al voltear la cabeza, todavía con el zumbido en los oídos el joven se percató que el pulgar de su mano derecha no se encontraba en su lugar. Sorpresa tremenda que lo llevó a estirarse en la cama para tratar de descansar y comprender toda la situación. Era la mañana más intrigante que el joven había vivido en su vida. Primero: soñar con esta catarata Roja, segundo: el zumbido incesante, tercero: despertar en el suelo de la pieza sin recordar absolutamente nada, cuarto: constatar que el dedo más importante de sus 2 manos se encontraba fuera de lugar. A esto se sumaba el tremendo dolor que emanaba de la zona que comenzó a hincharse y tornarse morada.

Hay un instante al despertar en que las personas no saben quienes son, es un momento bellísimo, es cuando se restriegan los ojos porque los ojos tienen memoria y el cuerpo sabe que hay que activarlos. En ese instante las personas deben hacer un esfuerzo para incorporarse a la memoria de la vida cotidiana y esa mañana navideña, a nuestro joven amigo ese instante se le había extendido más de la cuenta. Salió escoltado por su familia y la gente reía al presenciar los resultados del ridículo accidente. Los doctores preguntaron y ante el “qué te pasó” el joven no tenía otra respuesta que el simple e inconformable NO SE. Él de las radiografías lo paseó en silla de ruedas, lo creyó de otra religión, porque llevaba turbante, luego lo creyó loco y finalmente alcohólico. Le aplastó la mano para que se viera bien la equis foto y los alaridos fueron soportados con gallardía. Acto seguido lo llevaron a ponerse la anestesia (el orden de los factores sí altera el producto). Habían doctores aprendices que aprendieron que sus profesores no sabían hacer muy bien las cosas, ni enseñar ni practicar la medicina, porque al poner el dedo en su lugar saltó un chorro de sangre, por eso es que después se centraron tanto en investigar lo acontecido antes del dedo luxado y no precisamente en el chorro de sangre. Se logró averiguar que el joven dibujaba un perro y que se levantó veloz por una enciclopedia en lo alto de una repisa lo que causó un síncope vaso vagal (la sangre no alcanzó a llegar al cerebro) y quien sabe cuanto rato después, DESPERTÓ a dios gracia, con el pulgar extraviado.

El dedo Luxado es un pasaje iniciático que marcó la vida del joven que hoy presiona la barra espaciadora del teclado con el mismo dedo que lo hiciera sufrir y de pasó, haberle demostrado que un pulgar enfrentado, más allá de la imprenta, la rueda y el sistema decimal, es un tremendo avance para todo ser humano y que ha servido a tantos para dar y recibir, para hacer y deshacer, para más que agarrar, tomar con cariño esa mano hermosa y poderla acariciar. Grande Pulgar Luxado, grande el accidente que me hiciste vivir. Grande Síncope Vaso Vagal, porque me mostraste las cataratas de sangre de mi propio cuerpo y me enseñaste como suenan los golpes más duros.

Esta fue una experiencia paleo futurista biológica espiritual. ¿Has tenido alguna?

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. felix said, on abril 11, 2007 at 9:44 am

    Transformaste en belleza el dolor y en magia la realidad.
    Yo. tendría unos 19 años, era viernes santo y me sentía incrédulo. Escuchaba un salmo de Rameau, que se llama “In convirtendo”.La música y el coro me subyugaron, de tal manera, que se me empezaron a despegar los pies de los pies,y así todo el cuerpo excepto la cabeza, que me aterró soltarla.
    Ahí termino mi experiencia y jamás he podido tener una semejante. Ahora camino como colgado, mirando la tierra, pero estoy seguro que podré voltear la cabeza hacia el cielo.

  2. guillermo p. galindez g. said, on abril 17, 2010 at 7:34 pm

    Señores, mis respeto ante todo, me siento muy complacido porque, con relacion al sincope vasovagal los unicos que me han sabido orientar, a pesar de que han transcurrido aproximadamente 8 años con esto, no tenia muy claro la gravedad del caso….. mil gracias


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: