egoten

GREMLINS

Posted in ACCIDENTE, BIOLOGICO, CINE by egoten on diciembre 8, 2009

Un clásico del cine, una película que no corresponde a ningún género específico, justo en el medio de la comedia y el terror. Un padre inventor adquiere una tierna mascota en una tienda de reliquias chinas para su hijo. La extraña criatura es un mogwai que es bautizado como Gizmo. Todo va bien hasta que el protagonista, que está iniciando la vida adulta, rompe con las 3 reglas que debía seguir: no exponerlo a la luz, no darle de comer después de las 12 de la noche y nunca mojarlo. Esta falta de responsabilidad traerá terribles consecuencias. De la tierna mascota aparecerán los más atroces seres.

Las tres reglas nos recuerdan los 10 mandamientos de Moisés en el sentido de normar la conducta responsablemente. Al mismo tiempo son los síntomas de la adolescencia en el hombre: evadir el día, comer a deshora y no bañarse. La presencia de las tres reglas está desafiando la madurez que ha logrado el héroe. Me imagino que Moisés al bajar del Sinaí y ver a su gente adorando al becerro de oro los debe haber percibido como gremlins, quien sabe. Lo que sucede con romper los 10 mandamientos no es tan evidente como romper los “3 mandamientos Mogwai”. Al final del film el sabio anciano chino (una representación de dios) aparece sorpresivamente para reclamar al mogwai sentenciando la falta de preparación por la ausencia de responsabilidad.

Los gremlins funcionan semánticamente en un determinado nivel lógico como una visión caricaturizada acerca de los adolescentes y de como estos deben prepararse para cultivar comportamientos sociales positivos. Al joven le inculca un sentido de responsabilidad, de respetar reglas y hacerse cargo de los problemas. El adolescente está reflejado en los gremlins. Gizmo es ese adolescente que aun no secreta suficiente testosterona entre sus pares. Los gremlins son los adolescentes con la testosterona manifestada. Los gremlins son la visión que muchos padres tienen de sus hijos cuando dejan de ser niños y comienza la pubertad. La armoniosa voz cambia, se modifican sus cuerpos y nuevas secreciones. Entonces los hijos se vuelven repugnantes, agresivos, dañinos y burlescos, les atrae la fiesta, el alcohol y el caos, esto último como un expresión de un ritual de paso a la adultez que nuestra sociedad eliminó. En tribus africanas o indígenas norteamericanas existía un ritual de adultez que servía para que el adolescente no sólo se transformara en hombre, sino que fuera parte de la sociedad, alimentaba un sentido de pertenencia. Esto era importantísimo ya que servía para balancear el amor que los padres le habían entregado a cada individuo durante la infancia.

Los gremlins expresan una rebeldía social, una pérdida entrópica de sentido de ser. La sola presencia de su reptil anatomía es desobediencia a nuestra mamífera cultura. Cantan villancicos como obedientes niños a quien lo odia, tienen una capacidad para entender qué es lo que te desagrada y te lo echan a la cara. Creo que muchas veces hice rabiar así a mi tía, era una de esas viejas estrictas y lo pasé muy bien haciéndole pasar malos ratos. Son además la proyección del resultado de una cultura patriarcal. En la escena de la cantina vemos todos los excesos de la energía masculina que deben ser servidos por el trabajo de una jovencita que representa el poder femenino latente quien descubre que el flash de su cámara polaroid puede servirle de arma. Al final la situación la sobrepasa y es rescatada por el protagonista quien la salva. Luego juntos descubren que las lagartijas se han congregado en el cine de la ciudad. Esto también es característico de los adolescentes, agruparse y causar desmanes, como lo vemos en las barras bravas del fútbol. En las hordas de adolescentes, que adolecen de una identidad, aparece un yo colectivo que toma fuerza viéndose poderoso y existente ante sus destrozos. Sus desordenes son un acto de afirmación de su propia existencia cuya dirección es la de apartarse de su origen creador, por eso odian a Gizmo, así como los adolescentes tienden a odiar sus padres y el discurso de normas impuestas. El tema del origen de los gremlins tambien es simbólico en el sentido de que ellos nacen del accidente, son hijos no deseados. Los gremlins desean que sepamos que existen y desean que su deseo no sea sometido por los deseos de una autoridad que los quiere dominar. Entonces toda su energía emocional, motriz y mental están encausadas en este sentido, por lo tanto no hay reflexión, sólo acción. Una de las cosas que los adultos exigen ante el mal comportamiento de los adolescentes es la capacidad de PENSAR en consecuencias, en considerar las emociones del otro pero la energía del adolescente está dirigida usualmente a cimentar su declaración de ingobernabilidad. Ahora, lo interesante de la enseñanza sobre el yo colectivo, es que muchos lo niegan porque precisamente el yo colectivo que más conocemos es uno adolescente o inmaduro y somos programados para negar nustra colaboración individual al colectivo, somos condicionados a no generar instancias sociales en que el yo colectivo madure y condicionados además a temerle. Hubo algunas en los 80 (caída del muro de berlín, caídas de dictadores y regreso a la democracia) o frente a ciertas catástrofes como los terremotos y los tsunamis.

Uno de los mejores momentos de la película es cuando ves esa reunión de lagartijas humanoides en el cine entonando esa clásica canción de Blancanieves y los 7 enanitos. El talón de Aquiles de la fuerza destructora de este yo colectivo es  la pantalla gigante que los adormece. Este es un momento ritualístico en el que se hace catarsis de una niñez que ya no existe (Gizmo). Ya que los adolescentes no tienen identidad, esta escena clásica del cine infantil nos recuerda lo que fuimos. La escena es un espacio mágico en el que los gremlins vuelven a ser niños. Aquí ves que hasta el más desadaptado tiene un centro. La escena no es una declaración de guerra a la vida responsable, tampoco es un remedo de la canción que cantan felices los enanitos de Disney y que precisamente habla sobre el acto de trabajar. Hay algo que la industria del cine norteamericano hace que llamamos magia y no es blanca del todo. Ahora le llamamos PNL o Control Mental. Esto es algo que siempre he temido de la pantalla de Hollywood y es el poder que tiene sobre nosotros para programarnos y desprogramarnos, para adormecernos al fin y al cabo. En esta escena la industria del cine habla y da una señal de cómo nos ven los que tienen el poder. La comunidad representa un peligro para el poderoso, la única forma de que la masa esté controlada, es adormeciéndola mostrándole películas y devolviéndonos a la niñez. Mucha gente en el tiempo en que fue exhibida en los cines esta película, e incluso hoy a través del televisor terminaroncantando  High Ho! High Ho! como las lagartijas y como los enanitos obedientes. En ese momento el hechicero de Hollywood los convirtió en gremlins y los devolvió a la niñez, en ese momento el hechicero les quito su poder y se los cambió por una innegable sonrisa, algo así como cuando un adulto le quita algo importante a un niño y se lo cambia por un dulce.

En una noche una apacible comunidad puede convertirse en un infierno, los artefactos dejarán de funcionar tarde o temprano, desde la piscina de la YMCA surgirá la horrible la plaga. Del bondadoso y tierno Mogwai se generan copias defectuosas, es la entropía, es la forma en que la materia y la energía se conservan la una a la otra. Juan Pablo Orrego se pregunta en un artículo sobre entropía y termodinámica (altamente recomendable leer) ¿Por qué no tienden naturalmente, sin esfuerzo, a aumentar la armonía, la belleza, la gracia y la plenitud en la biosfera? ¿Lograremos salirnos del remolino entrópico de la fuerza bruta en el que se ha emborrachado la humanidad urbano-industrial-tecnológica-militar, o seguiremos en forma odiosa y suicida contribuyendo a la entropía y la muerte de toda la biosfera?

Hay un momento de paz en la película en que la protagonista revela que la navidad no es tan feliz para algunas personas, confiesa que su padre murió atascado en la chimenea durante una navidad tratando de imitar a Santa.  El relato fue tan poderoso la primera vez que lo vi por la descripción que hacía y por los atroces detalles de la muerte que nunca lo olvidé. Así como los pájaros de Hitchcock  son la realidad distorsionada por el deseo de los protagonistas, en los gremlins la realidad se distorsiona por el deseo de la protagonista de destruir la ilusión de que la mágica navidad hace feliz a todos. En la segunda parte parodian este momento y convierten a la protagonista en una niña con una colección de traumas infantiles asociados a cada festividad social.

En definitiva, para mi los gremlins espejean al adolescente, espejean nuestro talento destructor, espejean a los que sufren por a, b o c motivo mientras los demás celebran, espejean a la comunidad que aún no halla el mejor lugar y forma de vivir. Una parte 3 de los gremlins supongo que los esparciría por todo el planeta y para que fuera sanadora los integraría en la solución del problema. Pero después de verlos cantando Heigh Ho! Y New York que más se puede pedir.

Anuncios

deomen

Posted in CINE by egoten on noviembre 2, 2009

El generador de miedo como niño o niña resulta a veces más espeluznante que los aparatosos mounstros y asesinos seriales. Un asesino en serie de 6 años es lejos más aterrador que un asesino serial adulto.  El niño asesino posee un potencial destructor ¿qué sería de él al cumplir 30 años de edad? Sería devastador, así como lo sería el espíritu de una mosca en el cuerpo de un caballo. Se plantea rápidamente el dilema moral de como detener el problema sin tener que matar al niño, cosa que se resuelve con exorcismo en algunos casos, pero en otros se requiere para bien de toda la humanidad que el niño sea asesinado.

La primera y más clásica película relacionada con el tema en cuestión que vi fue The Omen. En mi infancia el terror se acrecentó al estar inserto en una cultura cristiana (Demian Thorn era el hijo del coleflecha). Ya han pasado varios años desde que la vi cuando era niño y mi visión con respecto a la película ha migrado al punto de vista ya no del problema bíblico, sino al problema de la paternidad. Si aplicamos el viejo truco de eliminar los elementos aterradores a la película, nos quedamos con un film sobre la ausencia de las competencias necesarias de los padres para criar a su hijo. En cierto modo eso es igual de terrorífico y se puede ver hoy más que ayer en las familias contemporáneas en las que los niños dominan la relación con sus  padres y no viceversa. En ese sentido, el perro guardián confirma lo anterior. Este perro fiero que sirve al niño representa para mi la naturaleza desbordada del niño que no logran domesticar los padres. Podrían haber utilizado otro animal, por ejemplo un dragón de komodo, pero usaron un perro porque un perro es domesticable, sólo requiere que el amo ejerza su rol de amo apropiadamente. La obediencia, entendiéndola desde el corazón, es uno de los aspectos esenciales para lograr criar un niño y puedes ver como en toda la película la obediencia se rompe en relación a los deseos de los padres, tanto es así que ellos pierden el control total sobre la casa. Quiero comentar un par de escenas descriptivas para entender como The Omen funciona en el sentido de una paternidad incompetente. Estas escenas nos mostrarán el tránsito que va de una familia normal a una familia bajo la autoridad del pequeño hijo. La primera es una escena de exterior junto a un riachuelo en que Demian se extravía de los padres, bastante normal, a quien no le ha sucedido. Y esto no es necesariamente un problema de los padres porque hay niños que poseen una habilidad extraordinaria para extraviarse. Desde este punto comenzamos a conocer la naturaleza del “pequeño demonio” y también la de los padres. La otra escena es la típica negativa del niño por acompañar a sus padres a algún lugar que no es de su agrado y que es representada en el film cuando la familia concurre a una ceremonia religiosa. La madre solicita a la niñera vestir al niño para ir a la iglesia, a lo cual la niñera desobedece. Luego vemos a la familia en el auto llegando al santuario, entonces el niño se manda una pataleta memorable, con fiebre, tersiana y rasguños incluídos. El berrinche es expresión del deseo negado que con el paso de los años va cambiando de formato: depresión, destrozos públicos o violencia intrafamiliar por nombrar algunos. Esta escena del arrivo a la iglesia es además una evidente denuncia al adoctrinamiento que sufren los hijos de quienes ejercen alguna pasión como la religiosa, la futbolística, la política, etc.

Las niñeras nos muestran el desbalance ¿a quién se debe obedecer? ¿quién es el patrón, el niño o los dueños de casa? Recuerden esa rídicula y aterradora escena de la niñera luchando con el embajador Thorn. Encontramos a esta vieja demente vestida en un pijama que es como el de una niña de 7 años. Fue el pijama y el porte de la vieja que me surgió la sensación de que Thorn estaba luchando con una niña iracunda. Entonces la escena se te transforma en una representación de aquel momento en que los hijos no quieren irse a dormir. Esta es una lucha clásica entre hijos y padres donde se mide la autoridad de ellos y la desobediencia del niño.

La sonrisa final de Demian es la satisfacción del niño que ha logrado doblegar la autoridad de los padres, satisfaciendo sus pueriles deseos. Bueno, en las siguientes partes, el anticristo se va haciendo hombre, pero en realidad qué es el anticristo sino un niño malcriado que quiere realizar SU voluntad por sobre la voluntad de todos los humanos, y obviamente por sobre la voluntad de dios.

La última película de Lars Von Trier se llama AntiChrist. Es una película aterradoramente bella. La primera pregunta que me surgió antes de verla fue cómo se emparentaba AntiChrist con The Omen. Existen algunos guiños como el tema del zapato mal puesto y el extravío del niño en la naturaleza. El símbolo del zapato produce la sensación de ambiguedad respecto de la madre ¿sabía ella que el niño tenía una extraña deformación en el pie? ¿le ponía los zapatos al revés a propósito? ¿por qué nunca le dijo al padre? Una mamá realmente se hubiese preocupado por esta malformación y hubiese hecho lo medicamente posible por sanar a su hijo. La madre ama, pero los actos esenciales en la entrega de amor hacia el hijo desaparecen. La madre desconectada de la naturaleza es la mamá que no puede hayar a su hijo en el bosque. El hijo se funde con el bosque, el niño finalmente está en la propia casa y la madre después de encontrarlo aún escucha su llanto como un autocastigo, entonces ella sataniza a la naturaleza: “la naturaleza es la catedral de satanás”. AntiChrist deja al descubierto a los padres. Que peor señal de paternidad incompetente que la muerte de su hijo. The Omen nos muestra lo difícil que puede llegar a ser educar a los hijos y 30 años despúes AntiChrist exagera la situación. Ya ni siquiera los padres pueden cuidar la vida del niño. Sin la presencia del niño se facilita el descubrimiento del mundo interior de los padres y aparecen los miedos, las inseguridades, los conflictos históricos entre el hombre y la mujer, las impurezas del comportamiento humano, la falta de comunicación, etc. Plagada de símbolos esta película merece un post propio, aunque me resulta dura tarea volver a verla.

Entonces  ¿cuál es la relación del anticristo con la paternidad de los incompetentes para ser padres? O bien los genera o los asesina antes de que puedan seguir creciendo. La vida conspira para evolucionar, y es probable que posea un mecanismo regulatorio como las lluvias matapajaritos.

Ya que revisé estos filmes desde el lado de los padres, me parece conveniente el hacerlo desde el lado del niño. El niño perdido representado por el anticristo es un niño que debe ser encontrado al interior de cada uno. Kryon habla de una energía padre ubicada en el chakra corona y una energía madre ubicada en el chakra base. La relación de estas dos energías engendran la energía niño que es la energía hijo. Bajo este prisma los padres incompetentes y el niño malcriado no deben situarse necesariamente afuera como una mirada social, sino también adentro de uno. Las energías padres deben buscar al niño perdido dentro de nuestra naturaleza para hacerlo brillar. Como Demian estaba destinado a la dirección política, nuestro niño interior tambien lo estará, es por eso que para un buen gobierno necesita del buen fluir de las energías padre y madre, o rey y reina. Sobre niños perdidos hay muchas películas, algunas memorables como El libro de la Selva, Mi pequeño Angelito, Dirkie (Perdido en el desierto) quizás esta última la más cruda de todas (creada por el mismo director de “Los Dioses deben estar locos”). Las apariencias engañan, el anticristo es un niño perdido, un ser humano carenciado de energía padre y energía madre y que cada uno debe colmarlo de amor y juego para que nos lleve al poder.

666

Tagged with: ,